Nueva mirada al grafiti en Bogotá. ¿Qué hay detrás de este oficio?

Posted on agosto 29, 2010

0


Las calles están llenas de grafitis. Los que fueron vistos como movimientos agresivos y underground, hoy se muestran como grupos de colectivos de comunicación de jóvenes que salen a expresarse.

Colores atractivos y mensajes atrevidos. Los jóvenes cada vez más sienten que deben apropiarse de la ciudad. Como lo habrá notado, grandes imágenes, profundos mensajes y hasta publicidades pagas en grafiti, hoy son más visibles en los muros, puertas, postes de luz y cabinas de teléfono. EL TIEMPO ZONA hizo un recorrido por la localidad de Chapinero y descubrió que esos grupos, que iniciaron influenciados por el movimiento grafiti de las grandes ciudades como Nueva York en los 70, hoy se están desarrollando como colectivos de comunicación que más allá de ser rebeldes, quieren enviar mensajes de carácter cultural, para que otros jóvenes sientan la ciudad como suya.

No se trata de muchachos drogadictos y malintencionados que rayan la fachada de su casa. (Esos no sabemos quienes son, pueden ser vándalos). Se trata de personas que buscan los ‘spots’ o lugares indicados para desarrollar su arte con libertad hasta el punto que algunos prefieren rayar en espacios legitimados por la Alcaldía Mayor. Otros, evidentemente no, pues no quieren perder, más que la emoción de la transgresión (que es disfrutada), la esencia de este movimiento: comunicar lo que sienten. Muchos de estos jóvenes son artistas plásticos, diseñadores y publicistas, apasionados por el arte y el color, y que incitan a los otros a desarrollar las diferentes técnicas que existen.

Clases de técnica Dentro del grafiti existe el clásico, en el que solo se utiliza el aerosol y las boquillas. El común que maneja letras y sombras, en las que entra la quick piece o pieza rápida y el tag la firma que reconoce al grafitero. Otra técnica que ha bombardeado a la ciudad en los últimos dos años es el stencil que se trabaja con plantillas diseñadas en la casa o el taller. Algunas más avanzadas con doble color o plasmadas en secuencias. El wild stile, estilo ‘loco’ es una manfestación de trazo más libre y poco detallada. Y el street art, una de las más elaboradas, es una mezcla de las anteriores, más stickers e intervenciones visuales con papel y fotografía.

Llamando listaÉste tipo de actividad (street art) la está desarrollando Mefisto un colectivo de comunicación que se enfoca en una revista crítica multimedia con cd room y sale a la calle para ser más visible a través del grafiti. Es un proyecto de autogestión que les plantea a los jóvenes que tienen que liberarse un poco del consumismo y pensar más allá. Así como se sienten bombardeados sin permiso por la publicidad, sienten que pueden rayar los muros con libertad. Sus trabajo es grande y han calado dentro de las mentes de jóvenes. http://www.mefisto.org ‘Tot’, es otro de estos creativos. Es artista plástico, reconocido por pintar gatos y perros, que se han convertido en íconos para los jóvenes de este medio. Se hace llamar así desde hace 12 años, cuando su perro Bull Terrier Tot, murió. Tiene 28 años y para él, este es el arte del futuro. A diferencia de Mefisto, a Tot le gusta dar la cara a la gente, mostrar su trabajo e impulsar a nuevos talentos. Además de esto, hace camisetas, muñecos y pinta cuadros llenos de color.

‘Beek’ tiene 25 años y es estudiante de diseño industrial. Hace 10 años sale a la calle a pintar y hasta ha tenido que pagar noches con la Policía. Él siempre ha pensado que la calle es de todos y por eso le parece increíble que los jóvenes se estén apropiando de la ciudad con ganas de mostrar. Ahora, mantiene un equilibrio entre el trabajo ilegal y el legal. Por ejemplo, en este momento está interviniendo una pared para una publicidad de cerveza Heineken.

Por espacio solo podemos mencionar unos pocos, pero varias son las personas que trabajan en esto. La página http://www.flicker.com o el nombre del colectivo terminado en punto tk (.tk) son los caminos para encontrarlos, así sea para echarles un vistazo.

Rodez, Nómadas, Toxicómanos y Excusa2 son algunos de ellos.

La ley Es un hecho que esta práctica es ilegal. Pero como en otras partes del mundo, y no Nueva York y Europa sino países como Argentina, el grafiti es una manifestación artística completamente visible y aceptada por la ciudadanía. El comienzo de esa aceptación en Bogotá ha generado planes de la Alcaldía Mayor, como ‘Jóvenes sin indiferencia’ en los que se legitiman espacios para rayar. Un ejemplo de esto es la carrera 30, que se llamó ‘Muros Libres’, en donde los grafiteros pueden ir cómodamente y pintar. Otro fue ‘A prender la fiesta’, una campaña para recibir la entrada el colegio de forma positiva y en la que grafiteros decoraron los muros exteriores de las insituciones. Por último, frente al Parque Simón Bolívar, se le abrió un espacio a las mujeres que se llamó ‘Grafiti Mujer’, donde ellas comunicaron sobre discrimacnación y temas relacionados.

Articulo adquirido de CINDY ROTTERMAN EL TIEMPO ZONA PERIODISMO CIUDADANO zona@eltiempo.com.co

Anuncios
Posted in: Uncategorized